Nuestra Historia

Muchos años atrás, una mamá imaginó un parque de entretenciones para sus hijos y todos los niños de Valdivia, que pudiera funcionar todo el año, no sólo en verano. Un sueño que pasó a ser un emprendimiento familiar, al unirse su esposo.

Así es como, el 30 de noviembre de 1996 parte Cortocircuito, con su entretención más querida, las motitos infantiles, junto a los autitos a pedales y un juego inflable. La novedad fue un éxito y para poder extender la temporada veraniega, al año siguiente ya estábamos construyendo la primera etapa del actual local, un techo bajo el cual poder trabajar. Se agregaron más juegos y comenzamos a celebrar los primeros cumpleaños contando con un entorno natural amplio y seguro. También las empresas e instituciones encontraron el lugar ideal para hacer sus fiestas familiares de navidad.

A fines del 2000, se concreta el sueño de terminar el amplio local, con variados juegos para dar recreación todo el año, y una cafetería para deleitar a sus clientes.

La constante renovación de la entretenciones, tener novedades y mejorar la calidad de la infraestructura y servicio han sido nuestras metas en estos años al servicio de la familia valdiviana, de la región y turistas que nos visitan.

Algunos entretenciones fueron quedando en el pasado, pero aún se recuerdan: los caballos, las motos para adultos, pared de escalada y los buggys. Pero, se fueron agregando otras: el minigolf, Megalaberinto, juegos acuáticos, Bungy trampolín y Desafío Aventura.

El año 2006 construimos “Bosque Aventura”, el canopy y arborismo que lleva a cabalidad nuestro lema de “Entretenidos por Naturaleza”, porque en Parque Cortocircuito la entretención va unida a disfrutar del aire libre y bellos paisajes. Es la entretención favorita de los turistas, que se impresionan con  la selva valdiviana.

Esperamos poder seguir siendo el lugar de encuentro y recreación para toda la familia por muchos años más, sumando nuevos y entusiastas amigos.